La puerta más allá del karma

Cada vez que entramos en una iglesia o en un templo antiguo, visitamos un lugar que ha sido impregnado de oración durante siglos. Aunque no lo percibimos conscientemente, no podemos prescindir de sumergirnos en su energía. Eso nos hace dar nuestras mismas preocupaciones para entrar en un espacio sagrado.

La presencia del lugar, su calidad de oración termina por llenar las células mismas de nuestro cuerpo. No salimos más pesado pero aligerados de nuestros pesos.
Estos sitios son verdaderas puertas más allá del tiempo y de nuestras viejas costumbres. Son puerta que nos permiten ir “más allá del karma”.

Bernard Rouch

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *