Preguntas

Para una mejor comprensión encontrarás una lista de preguntas más frecuentes. Para leerla respuesta basta con hacer clic sobre la misma cuestión y obtendrá una lista desplegable con la información.

Temas generales

¿Cuál es la diferencia entre Reiki, Prana y estas terapias?

Tanto la pranoterapia, Reiki y la terápias egipcio esénias,son prácticas que sirven para restablecer el equilibrio del cuerpo, la mente y la conciencia, a nivel de la energía vital. Aunque estos tipos de tratamiento tienen un propósito similar, son muy diferentes en su origen, en su fundamento y su modo de sanación. Para dar una idea de las principales diferencias, he aquí unas puntualizaciones:

La Pranoterapia,  se basa en la idea de que el cuerpo humano es un campo de energía a través del cual fluye el prana o energía vital. La enfermedad surge a partir del estado de la deficiencia de energía de un órgano. El Pranoterapeuta, gracias a la imposición de las manos y de su intuición, pone a disposición del otro, su propia fuente de prana, para quitar el bloqueo y volver a hacer circular la energía vital en el órgano que le falta. La transmisión del nuevo prana (que es el del terpaeuta) se produce entre célula y la célula.
Para las terapias de Egipcio Esénias, el “terapeuta”  es ante todo un instrumento entre el yo superior y la persona, entre la energía del cielos, la tierra y el cuerpo. Ellos ayudan a la conciencia de la persona que está siendo tratada, a ponerse en contacto con el bloqueo energético, emocional o mental, y a procesarlo e integrarlo hasta recuperar su equilibrio. Esto es posible porque se crea un espacio sagrado, al comienzo de cada tratamiento, ello le permite,  que el “terapeuta” deje temporalmente de lado todo lo relacionado con su individualidad para servir simple y humildemente de canal.

La terapia egipcio esenia no solamente tiene en cuenta el cuerpo vital o etérico, sino también todos los otros cuerpos sutiles, astral, mental, causal, pudiendo establecer la naturaleza real del bloqueo para desactivar y así restablecer la armonía en los diferentes planos.

El Reiki también utiliza la imposición de las manos y se basa en la energía vital universal a la cual se accede a través de un ritual iniciático. Los que practican Reiki transmiten esta energía con la intención de curar las heridas, para eliminar la causa de los bloqueos de un conflicto psíquico y reintroducir las emociones positivas, canales de equilibrio y de la salud del cuerpo. Para cada uno de los síntomas,  se enseña una imposición de manos para la eliminación de bloqueos. En un nivel más avanzado, los bloqueos  pueden ser eliminados a distancia.
Para practicar la sanación egipcio esenia no es necesário ningún tipo de iniciación. La experiencia nos ha enseñado que la profundidad y el conocimiento práctico de cómo funcionan los tratamientos, infunde en el terapeuta una mayor confianza, facilidad, conciencia y sensibilidad en el arte de cómo hacer los tratamientos. Aunque muchos tratamientos se enseñan durante el entrenamiento básico, la mayor enseñanza, proviene de la experiencia sobre sí mismo, de entender los conceptos básicos, de aprender a percibir y de comunicarse de una manera tangible con el cuerpo físico y sus propios órganos, en otros planos de menor densidad. Esta enseñanza permite que el terapeuta sea un verdadero canal para el tratamiento sobre sí mismo y sobre todo para la gente que atienda.
En este contexto, todos los sentidos físicos se convierten en herramientas concretas para accionar esto que primero los egipcios, y después los esénios denominaron “la cirugía de los cuerpos sutiles.” La presión en los chakras secundarios, a través de un masaje o lemniscata, la imposición de manos para poner en resonancia los chakras y despertar las corrientes de vida, la armonización de chakras, la unción con aceites esenciales y espagírico, el uso del silencio, la voz, el sonido, la respiración y la lectura del aura, son algunas de los numerosos medios utilizados por el terapeuta egipcio esénio para llegar a reequilibrar el organísmo y que se encuentra de nuevo en el nivel de base deseado

¿Qué es el Akasha?

La palabra Akasa en sánscrito significa “éter” o ” espacio”. El es “uno de los cinco elementos básicos del universo”, es “el vacío”,  que permite que los otros cuatro elementos puedan existir y manifestarse. Este término define un plano de la Conciencia Cósmica, que actúa como un depósito, que se registra en la memoria del planeta y todos los seres que lo habitan desde los albores de la Creación. Este archivo contiene y nos conecta todo el pasado, el presente y el futuro de la humanidad.

¿Por qué se habla de terapia de arte?

El programa propuesto para los tres años, tiene como objetivo permitir descubrir el estudiante, un nuevo equilibrio de sus cuerpos sutiles, reconectandolo con las energías del cielo y de la tierra. Gracias a estas experiencias, la conciencia, el alma y el cuerpo se realinean con el YO,  y el individuo, desarrolla capacidades de autocuración, desarrollando también un canal de tratamiento que cura la falta de armonía consigo mismo y con los demás.

Las técnicas y los conocimientos adquiridos, son solamente prácticas y meros instrumentos de servicio, porque sólo el corazón, es la única vía, que puede ayudar a desencadenar, el proceso de re-armonización del cuerpo y la salud.

¿ Por qué estas terapias se llaman egipcio esenias?

Porque han llegado hasta nosotros desde la época del faraón Akenatón. Durante todo su reinado, instó a sus ciudadanos a desarrollar todas las formas de arte, particularmente el arte de la Medicina y la curación.

Una parte de estos conocimientos, fué traida desde Palestina, con el éxodo de Moises, y sucesivamente este arte se desarrolló a partir de numerosos contactos entre los eseniops y sus vecinos, los egipcios.

¿Quiénes eran los esenios?

El origen de esta comunidad es desconocida, y el significado del nombre es incierto. Se trata de una corriente espiritual que se desarrolló particularmente en Palestina  y Egipto. El lugar más conocido es el Qumran, cerca del Mar Muerto, donde se encontró una verdadera fuente documental escrita de los primeros textos escritos. Este moviemiento comenzó en el segundo o tercer siglo aC hasta el siglo I, probablemente con la segunda persecución de los judíos por los romanos. Esta tradición es, probablemente, integrada con otras culturas con la diáspora judía.

Esta comunidad estaba constituida por medicos, sanadores, agricultores y recolectores de fruta. Ellos tenían un profundo conocimiento de los elementos y los colores.

Vivían una vida sencilla y ordenada cerca de las orillas de los lagos y ríos, no tenía esclavos ni sirvientes, entre ellos no había ni ricos ni pobres, compartían todo lo que tenían, y dedicaban mucho tiempo al estudio de la medicina, la astronomía y la educación. Seguramente, ellos fueron los inspiradores del estilo de vida de preconizado por los apóstoles.

Una parte importante de su tiempo, la dedicaban al estudio de la medicina, de la astronomía y de la educación. Su estilo de vida, les ha permitido vivir muchos años, ellos dejaron los sacrificios de animales, para seguir un régimen vegetariano.

Sus enseñanzas, problablemente fueron muy influyentes an personajes como Elias, Juan Bautista, Juan el bién amado, así como el mismo Jesús-

¿Que unión existe entre los egipcios y los esenios?

Algunas fuentes fiables consideran que los esenios eran los guardianes de un antiguo conocimiento terapéutico, que se remonta al aquel que fué desarrollado notablemente por los sacerdotes egipcios, bajo el reinado de Amenophis III y de Akenatón.

El estudio de algunas prácticas egipcias y la posterior comparación con las transmitidas por los esenios, permite establecer los siguientes vínculos entre ellos:

  •  la concepción del ser humano como, un ser formado por varios cuerpos, imbricados eluno dentro del otro,
  •  la práctica de la lectura del aura como herramienta de diagnóstico del estado de salud de estos cuerpos sutiles;
  • El conocimiento de los chakras y nadis o corrientes de vida en el cuerpo, cuyo fracaso conduce a un desequilibrio que afecta también al cuerpo físico.
  • Numerosas prácticas terapéuticas y egipcio esenias tienen la intención de restaurar la armonía entre los chakras y fluidificar la corriente de vida en el cuerpo.

Preguntas sobre la formación

Me gustaría asistir a la capacitación, pero en este momento tengo problemas para financiar la formación..

Nosotros partimos del principio de que las dificultades económicas no deben de ser un freno para la persona cuando el compromiso es sincero. Hablando con nosotros siempre podemos encontrar soluciones.

¿Se necesitan conocimientos específicos relativos a la energía?

Todo el mundo puede participar en los cursos, independientemente de su formación inicial o de sus talentos personales.

El curso es eminentemente práctico. El contacto directo con elementos tales como la energía y los chakras, van a permitir a cada individuo comprender y experimentar los conceptos sobre sí mismo, más allá de toda teoría y noción de dogma, y de tener su propia experiencia y sentido.

¿Es útil tener conocimientos de la anatomía y medicina?

Es útil, pero no esencial. Para aquellos que ya tienen un conocimiento de la anatomía humana, la formación combinará el conocimiento con la práctica concreta y tangible: aprender a percibir a nivel sutil los riñones o el hígado, con el fin de descifrar el estado de salud.

Para aquellos que no poseen conocimientos particulares, se impartirán en los cursos los conocimientos básicos de anatomía necesarios para la práctica de las terapias que se enseñan.

¿Por qué el curso dura tres años?

Tres años, es un tiempo apropiado para desarrollar los argumentos básicos para la práctica de la terapia, especialmente necesario, para que cada estudiante pueda integrar lo que ha aprendido y experimentado durante los reuniones en los seminarios.

¿Por qué estas terapias no se puede aprender de los libros?

La experiencia ha demostrado que lo realmente importante a la hora de embarcarse en cualquier camino de crecimiento interior, es haber sido una “práctica” en sí mismo.

Aprender cómo usted percibe su cuerpo, entiender los problemas que provocan los conflictos y bloqueos, para encontrar un nuevo equilibrio, son experiencias que no se puede aprender de los libros.

Es importante el contacto constante con uno mismo a travésde la práctica  de la meditación, y por el otro, a través de la práctica de las terapias. Por otra parte, la experiencia en el grupo, en los seminarios, es un enriquecimiento aún más con la capacidad de compartir y observar los diferentes puntos de vista de un mismo problema.

El aprendizaje de prácticas energéticas, no puede ir separado de un camino de crecimiento interior: la una es la compañera de la otra, en el camino hacia un equilibrio saludable para ellos y para los demás.

¿Para seguir la formación debe tener talentos especiales?

Años de experiencia nos han llevado a comprender que hay una gran cantidad de las cualidades que usted posee, como el deseo de aprender y descubrir el placer de hacer una diferencia. La apertura de la nueva y la perseverancia son las dos cualidades que le permiten hacer un progreso real.

Preguntas sobre la lectura del aura

¿Que es la lectura del aura?

La lectura del aura era y es una gran herramienta que da la capacidad de hacer un diagnóstico del estado de salud y la armonía de los cuerpos sutiles en relación con el cuerpo físico.

¿Voy a ser capaz de ver el aura?

La lectura del aura no es una técnica, a cada persona le llega de diferente manera y en momentos diferentes. Es una cuestión de mirada combinada con la perseverancia en el entrenamiento.

¿La lectura del aura nos permite ver las vidas pasadas?

Aprender a leer el aura le permite abrir una ventana no solamente sobre la vida actual de la persona, sino también más allá de la vida, incluso sobre las vidas anteriores. La experiencia enseña que el lector puede ver  lo que el alma de la persona a la que se está haciendo la lectura de aura, está lista para mostrar. Cada conciencia es libre de abrirse y mostrar lo que es más útil para su crecimiento.

¿Cuáles son los niveles del aura?

(Niveles del aura. B. Ann Brennam)

La lectura del aura es una práctica, que consiste en tratar de ver los diferentes campos de energía, que emanan del cuerpo del paciente o de la persona que se desea “leer”.

El cuerpo emite diferentes energías de radiación, llamadas auras, y que se corresponden con diferentes informaciones de acuerdo con su esencia.

Por lo tanto, se puede leer:

  • El aura etérica,o aura vital, es el aura más fina y más próxima al cuerpo humano (abraza muy bien la forma del cuerpo). Se corresponde con la energía vital del ser, con su vitalidad.
  • El aura astral, que tiene una energía de radiación ligeramente más grande y alejada del cuerpo humano. Corresponde a las emociones (deseos, miedos y pasiones)
  • El aura mental, que envuelve a  las auras anteriores con una extensión mayor que el cuerpo. En ella se forman los pensamientos.
  • El aura causal, es todavía más grande que las anteriores. En ella podemos encontrar el origen de ciertas enfermedades cuya causa viene desde vidas pasadas o en la vida actual en relación con la gestación en el vientre de la madre. Nos conecta con el mundo de las causas.

¿Cómo ver el aura?

Aprender a “leer” el aura significa, ser capaz de dejar que la persona llegue a nosotros, con la hospitalidad, la comprensión, la apertura y sin establecer ningún tipo de juicio hacia las diferentes facetas de la vida de una persona . El aura se presenta bajo la forma de  colores, imágenes, sentimientos o símbolos. Sólo la experiencia adquirida a través de una larga práctica nos permite captar el significado.

Leer auras, no solamente significa tener acceso a un mundo , donde los colores, los matices, tonos y la brillantez parecen inmejorables, sino que esto, le permite igualmente  ser capaz de dar una explicación o ayudar a la persona cuya aura estamos leyendo, identificando , identificando las dificultades y enfermedades que pueda tener. Leer auras es una herramienta valiosa, tanto para los terapeutas, como para aquellos que quiere ayudar a su prójimo.

La práctica de la recepción que se aprende a desarrollar, implica un reencuentro con nuestra transparencia interna. ¿ Como acceder a las profundidades del otro, si nos negamos a ver las nuestras?. Es por eso, que aprender a leer auras, es un proceso inseparable de una trabajo de crecimiento interior. Cada color de la imagen que surge, es un indicador que se añade a un todo, a un globalidad, y esto nos dará una imagen mas precisa de la persona que se encuentra frente a nosostros.

La lectura del aura se apoya sobre el punto de vista, de considerar el cuerpo humano y su cuerpo sutil en su conjunto , es decir, una sola cosa, un todo único e indivisible, donde los diferentes cuerpos coexisten y permiten vivir una calidad de vida más intensa y auténtica. Este punto de vista permite acoger la parte divina, humana y anilma que existe en cada uno de nosostros, para disfrutar de la singularidad de su ser y la de los demás, así como para encontrar la libertad de ser uno mismo.

Esta libertad interior se puede cultivar gradualmente tomando conciencia de la “sacralidad” que se manifiesta en cada momento de nuestra vida cotidiana.

A veces, saber más acerca de lo que es desconocido, ignorado o negado, permite que el cuerpo se relaje, y viva con mayor paz de espíritu, esos estados de ánimo que eran inevitables, como el sufrimiento, el dolor, la incomodidad, ya que entiende que todo es parte del proceso de crecimiento: el del alma.

Desde este punto de vista, los obstáculos son creados por nosotros, por nuestros ojos y viven sólo porque nosotros los aceptamos como tal. Las respuestas y soluciones dependen de la mirada con la que percibimos y medimos el mundo, y cambiar la visión del mundo depende de la importancia de los obstáculos que la vida nos presenta. Sin embargo, si usted mira en su interior, en su corazón, podrá comprobar que no hay más obstáculos.

Crecer significa encontrar su propio equilibrio alma – cuerpo y desarrolar las respuestas a los problemas que la vida nos ofrece, dejando caer los automatismos que nos condicionan. En esta cualidad del espíritu, los obstáculos jamás tienen espacio. Sólamente existe la sensación que se deriva de haber quemado con la llama del corazón los obstáculos y su realidad ilusoria.

Toda experiencia de vida es digna de ser vivida. Ello permite aprender a reeducar nuestra própia mirada, con el fin de ver las cosas sin juzgar y a observar siempre con ternura sincera y con un poco de humor, esto, nos puede ayudar a que hagamos de todos los acontecimientos de nuestra vida, una verdadera fuente de riqueza y crecimiento.

Preguntas sobre el tratamiento

¿Para quienes son adecuadas estas terapias?

Estas terapias están dirigidas a todos, en primer lugar para mantener un buen estado de equilibrio psico-físico, además de encontrar una respuesta a un trastorno físico, una enfermedad o simplemente para profundizar en nosotros mismos y redescubrir nuestro ser.

Ellas nos permiten traer más luz en nuestras áreas o heridas más ocultas, donde la energía del cuerpo no  fluye con armonía. Permiten una liberación de la memoria celular (también llamados samskaras) y la liberación de energía en los principales nodos descritos por la tradición oriental. En este sentido, estas terapias  permiten reequilibrar el cuerpo y el alma, para encontrar la paz y la serenidad en nosotros y con nosotros mismos.

¿Por qué estas terapias no se puede aprender de los libros?

La experiencia ha demostrado que lo realmente importante a la hora de embarcarse en cualquier camino de crecimiento interior, es haber sido una “práctica” en sí mismo.

Aprender cómo usted percibe su cuerpo, entiender los problemas que provocan los conflictos y bloqueos, para encontrar un nuevo equilibrio, son experiencias que no se puede aprender de los libros.

Es importante el contacto constante con uno mismo a travésde la práctica  de la meditación, y por el otro, a través de la práctica de las terapias. Por otra parte, la experiencia en el grupo, en los seminarios, es un enriquecimiento aún más con la capacidad de compartir y observar los diferentes puntos de vista de un mismo problema.

El aprendizaje de prácticas energéticas, no puede ir separado de un camino de crecimiento interior: la una es la compañera de la otra, en el camino hacia un equilibrio saludable para ellos y para los demás.

¿Qué podemos hacer para ayudar a otros?

Si nos fijamos en la definición de la palabra “ayudar” en el diccionario, se puede leer la primera definición: “colaborar, hacer algo que alivia o ayuda a solucionarun problema a alguien “.

Ayuda, siguiendo esta definición es la de servir como puente para permitir que alguien (o usted mismo) pueda pasar de un estado del ser o una situación a otra, que es generalmente mejor o mas beneficiosa.

Para ayudar a los demás, y servir como parte de un crecimiento interior personal, tenemos que ir más allá, inspirar, hasta tocar profundamente el alma. ¿Cómo ayudar a ser mejor?

Nelson Mandela en su toma de posesión de la presidencia de Sudáfrica en 1994, citó el texto de Marianne Williamson:

“Nuestro miedo más profundo no es que no estamos a la altura, nuestro miedo más profundo es que somos poderosos más allá de todos los límites. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad lo que más nos asusta. Nos preguntamos, ¿quién soy yo,  para ser brillante, magnífico, con talentos maravillosos?

En realidad, ¿quién eres para no serlo?

Usted es un hijo de Dios. Su pequeñez no le sirve al mundo. La iluminación no es empequeñecerse para evitar la inseguridad de los otros.

Nacimos para manifestar la gloria de Dios que está dentro de nosotros. Ella no se encuentra solamente entre algunos elegidos, sino que está en cada uno de nosotros y si dejamos que nuestra luz brille, inconscientemente damos permiso a otros para hacer lo mismo.

Al liberarnos de nuestro propio miedo, nuestra presencia automáticamente libera a los otros. »

Ayudar, es en este sentido contribuye a que  nuestra luz, y la luz interior de los demás, está resultando que cada vez se vea más y más.

Ayudar, es ante todo ayudarse a si mismo.  Se trata de introducir más luz o fluidez en nosotros, con una situación que servirá como punto de partida, que nos permitirá ir más allá de un estado de ser, un bloqueo, o aspecto en nosotros,  que llamamos “un poco menos luminoso o armonioso”

Para alcanzar un estado trascendido, tenemos que tomar contacto con una parte de nosotros que está “más allá” de la conciencia limitada que puede tener cuando vivimos la experiencia, para tener una visión más amplia, objeetiva y más profundo. ¿ Como tomar contacto con esta parte que está menos “afectados” por las emociones diarias, esa parte que nos desea el bien o esa parte que ve “más allá”? Varias tradiciones nos proponen métodos para llegar tener un poco más de silencio en nosotros, calmar las emociones que nos inclinan más a un lado que a otro, o calmar los pensamientos que nos hacen ser menos objetivosMás allá de la tecnica, es más un enfoque simplicista,que debemos dar fluidez …. el corazón.

Si podieramos dejar que nuestro corazón se expresara de forma espontánea, sin dejar que la mente o preguntas como (esto es bueno …? ¿Debo …? …..), o sin dar paso a las emociónes, como la tristeza , la amargura, o lo que sea, del color que tengan, dejaríamos mas libertad y más espacio para nuestra parte interna en nuestras vidas, más alegría, más felicidad, y también humanidad.

En muchos momentos  no sabemos qué decir para responder a la demanda de la persona que está expresando sus dificultades. Escuchar, a mostrarle atención, y desde luego sonreír, le hará sentir a esa persona ser mas importante y estar menos sola. Esto le dará un poco más de calor, un poco más de luz. Para después tratar de acompañar el retorno a un sentido de unidad interior y exterior.

Pasos para ayudar:

Ayuda es establecer primero un equilibrio en nosotros, un equilibrio que nos permita no vivir en extremo, ignorando las situaciones dolorosas.

Ayuda es sinónimo de buscar establecer una calidad de vida y de estar en nosotros, que nos trae la fluidez, el placer, la alegría y el sentido de unidad. A continuación, se aprende a escuchar sus necesidades, habilidades, su cuerpo, a reconocer nuestras limitaciones y nuestras capacidades, fortalezas y debilidades. Consiste en ofrecerte momentos para ti mismo, tus tiempos de retiro, para proporcionarte un mejor avance.

Al introducir una mayor fluidez en nosotros, o dejando la corriente de la vida circule con más libertad, llegamos a ser como un barco que fluye con la corriente del río que nos proporciona mayor  estabilidad, equilibrio,  fuerza y ​​ sabiduría, y avanzamos con la grandeza del todo.

De este modo se establece la claridad, podemos con nuestro ejemplo acompañar la demanda de personas, no a través de un proceso intelectual, sino más bien a través de una práctica que expresa una experiencia vivida no solo de las dificultades, las expectativas, sino también de confianza,  equilibrio y la fuerza, que nos permite expresar más comprensión y compasión hacia lo que vive el otro.

Ayudar, más que permitir crecer, permite y genera una “cadena” de transformación mucho más grande. 

¿Estas terapias son útiles también en caso de enfermedad grave?

La gama de terapias egipcio  esenias incluye una serie de tratamientos que pueden apoyar y ayudar a las personas a vivir con enfermedades como la diabetes, el cáncer, la esclerosis múltiple, SIDA, alergias, intolerancias alimentarias, hipertension, depresión, Alzheimer, Parkinson, etc … la comprensión de las causas que llevaron al individuo a la enfermedad, permite ayudar a traer armonía y equilibrio entre cuerpo y alma.

Es evidente que estas intervenciones no son la substitución del tratamiento clásico indicado para estas enfermedades, pero es  complementario.

¿Como pueden ayudar estas terapias?

Estas terapias son una ayuda para la persona enferma, que es victima de una privación existencial, de sufrimiento físico, psicológico y mental.

Ellas actuan sobre la falta de armonía entre el cuerpo y el alma, para volver a conectar al ser humano con las energías de la tierra y el cielo, conduciendo al, organismo a un nuevo equilibrio y una nueva armonía.

¿Que distingue estos cuidados de otras formas de terapias?

Las terapias egipcio esenias, son terapias energéticas que permiten acompañar al paciente hacia el reencuentro del equilibrio de todos los componentes de su ser.

Permiten realizar un trabajo en profundidad y  promover la mejoria de la armonia entre los diferentes cuerpos energéticos del ser  (etérico, emocional y mental). También nos permiten rastrear el origen del dolor para volver a su fuente. Ello favorece también una mejor  alineación entre el cuerpo, el alma y el espíritu.

La actitud del terapeuta, se basa en la apertura del corazón. Esto puede servir para convertirse en un canal entre las energías celestes y terrenales, para acompañar y ayudar a la persona en su proceso de curación. Estas terapias se enseñaban y se practicaban desde miles de años atrás, por los sacerdotes del antiguo Egipto y más tarde los esenios utilizaron una parte de esta ciencia terapéutica que ahora se ha reactivado.

Las terapias tratan los diferentes centros de energía del cuerpo ( chakras), los sub-chakras y circuitos energéticos (nadis), pero también los órganos en su aspecto sutil o energético. Utilizan sentidos sutiles (táctiles, así como la visión, el oído, el olfato e incluso sabor sutil). Ellos combinan luz y sonido a esta condición del corazón, que es que el terapeuta.

Son terapias asociadas con la apertura del corazón del terapeuta, que pueden utilizar la lectura del aura que te permite conocer un poco “más sobre el pasado reciente o lejano de la persona”, y por lo tanto encontrar el origen de las heridas que generan comportamientos  y pensamientos repetitivos que inducen el malestar actual que padece. Esto pasa por un trabajo de pacificación y reconciliación de todos las partes del ser humano.

¿Cómo convertirse en un terapeuta?

Nuestros antepasados ​​egipcios y esenios consideran la terapia como una forma de arte interior. Cada ser humano es increíblemente diferente. Esta singularidad es lo que la hace tan profunda y conmovedora. Esta es también la razón, por la cual, la terapia no puede ser mecánica y aplicarse por igual a todos. La terapia es un arte, tan sólo con  dejarla que enraice en lo profundo de nosotros. Es un redescubrir nuestra propia singularidad, para que nos permita aceptar a los otros con sus diferencias.

Nunca consigues ser solo un terapeuta, porque la terapia en si es un arte que siempre se mejora, que cada día nos aporta un poco másLa terapia es más un camino que un objetivo, ya que el tratamiento significa crecer y crecer.

Conducir la conciencia de cada uno, a encontrar de manera tangible, el concepto de integridad entre el cuerpo y el alma, puede dar un nuevo equilibrio al ser, y, sobre todo, una sólida base para la creación de una relación de ayuda saludable, entre el terapeuta y la persona que elige recibir tratamiento. En la práctica del cuidado egipcio esénio, es y sigue siendo importante, prestar una especial atención a esta relación, puesto que las personas que buscan  ayuda para salir de una dificultad, un dolor existencial o un malestar físico, se presentan a menudo en un estado de necesidad,  que se corresponde con un sentimiento interior de sentirse pequeño, abandonado y / o desamparo.

Los antiguos egipcios enseñaban ante todo como hacer para recuperar  la dignidad de la persona , de tal manera que se pueda reconectar con todos los recursos latentes y necesários para su sanación. El hecho de redescubrir nuestro  “terapeuta”, consiste en comprender que no se es un sanador, sino que la experiencia adquirida a lo largo de los años, permite convertirse en un puente entre lo humano y lo divino, entre el cuidado y la enfermedad, y el acto terapéutico es un arte, un acto de amor, que se construye en la relación, en la co-creación con el paciente.

Partiendo del principio según el cual el aprendizaje de las prácticas energéticas es indisociable de un estado de transformación interior, las terapias enseñadas durante los tres años de formación, son simplemente pautas, para que el terapeuta, puede llegar a aprender a dar forma al acto terapéutico, sin importar quien pida la ayuda, gracias al redescubrimiento y uso de su sensibilidades sutiles y de sus propias habilidades terapéuticas.