¡Feliz año nuevo a las buenas resoluciones!

Las buenas resoluciones empiezan con el año nuevo. ¿Queremos o no queremos cambiar en el 2018? Llegamos a la situación paradójica de “poder” y “no poder” al mismo tiempo. Estamos siempre entre un lado de nosotros mismos que quiere y el otro, que prefiere posponer. Este último, lo conocemos bien, es el que espera que se produzcan los cambios, mientras todo permanece en los viejos hábitos.

Estas situaciones de tensión entre una parte y la otra de nosotros mismos, nos conducen a dejar pasar y continuar en el “status quo”. La insatisfacción de no poder llegar a desarrollar algo, nos lleva a sentir un estado de apatía, o bien,nos induce a realizar mil cosas al mismo tiempo. Llenamos el día con muchos compromisos, para olvidar que no hemos hecho las cosas esenciales.

En estos días del año nuevo, creo que es importante, tomarse el tiempo necesario para acercarnos al centro de nosotros mismos, para escucharnos. Pero, ¿Cómo ir al centro? ¿Qué debo escuchar?. Estoy en el centro de mí mismo, cuando puedo percibir, todo aquello que habitualmente crea en mi la confusión o la impaciencia; cuando soy capaz de ser testigo de mí mismo. Estar en nuestro corazón, significa sentir allí el Divino, hacia lo que quiero ir. Entonces, puedo escuchar, oír y sentir la parte más elevada de mí mismo. Puedo observar lentamente el juego de mis pensamientos, sin identificarme con ellos y tomar las decisiones justas. Nos parece que este puede ser nuestro mejor deseo para el nuevo año 2018.

Angie y Bernard

http://www.essenias.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *